Medianos - Humanoide


Medianos

Los medianos, también llamados halflings, forman en su mayor parte la clase más baja y marginal de Refugio. Sin embargo, su situación es ligeramente mejor que la que tenían en Acania, donde la mayor parte eran esclavos o libertos. Sin embargo, su colaboración en el éxodo, junto con la dura convivencia llevada a bordo en el periplo, hizo que los medianos del  Albatros y del Mensajero fuesen emancipados antes incluso de llegar al Nuevo Mundo. Algunos de ellos siguieron trabajando como sirvientes para sus anteriores amos, pero la mayoría se sintió feliz con explorar su nueva situación de libertad. Sin embargo, los medianos que venían en el Infatigable mantuvieron su situación de esclavitud hasta tiempo después de la fundación de Refugio de Acania. No fue hasta después de la Primera Batalla y debido a su resistencia heroica a pesar de las numerosas bajas (algunos dicen que resistencia loca e inconsciente) que las tres familias dracónidas dirigentes de la Casa Infatigable acordaron abolir la esclavitud.

Sin embargo, los medianos aún siguen contando poco para el resto de los habitantes de Refugio. Ni siquiera tienen representante en el Salón Honorable.

Hay aproximadamente 60 medianos repartidos entre 12 familias. Aproximadamente, porque nadie se ha molestado en contarlos. Actualmente desempeñan mayoritariamente labores como sirvientes; algunos trabajan también como porteadores, pastores, porqueros, cocineros y se sospecha que las menos lícitas de pequeños amigos de lo ajeno. Pero no pueden tener grandes bienes en propiedad, como una casa, un terreno o una vaca. No porque haya alguna ley que se lo impida, sino por tradición. Solamente la familia Sotomonte Infatigable ha roto esta costumbre alejándose a medio día de Refugio para establecerse en una pequeña granja fortificada. Los Sotomonte Infatigable son una excepción dentro del carácter pacífico típico de los medianos. Han demostrado que saben defenderse sin ayuda y no sería extraño que de entre sus filas surgiera un valiente aventurero.

Los medianos sobreviven en un mundo lleno de criaturas más grandes evitando ser detectados o, si eso no es posible, evitando los problemas. Con una altura aproximada de 3 pies de alto, los medianos parecen relativamente inofensivos y por ello han conseguido sobrevivir durante siglos en las sombras de los imperios y al margen de las guerras y conflictos políticos. Su situación de sometimiento y esclavitud, que para otras razas sería una frustración, a ellos no ha parecido causarles ningún malestar mientras tuvieran sus necesidades básicas cubiertas y algún sencillo lujo de vez en cuando, como un buen trozo de queso o ese tabaco para pipa que sólo ellos parece saber cultivar. Los medianos tienden a ser rechonchos, con un peso medio entre las 40 y 45 libras.

La piel de los medianos van desde la tez morena a la pálida con tonos sonrosados, y su pelo normalmente es castaño o castaño claro y ondulado. Su color de ojos suele ser castaño o color avellana. Los hombres medianos a menudo llevan largas patillas, pero es raro que lleven barba, y más aun que lleven bigote. Les gusta vestir ropas simples, prácticas y cómodas, mejor si son de colores brillantes.

Los medianos tienen un don para encontrar la solución mas sencilla a un problema, y tienen muy poca paciencia para tomar decisiones. Son una gente afable y alegre. Aprecian las bondades de la familia y la amistad tanto como la comodidades y el calor del hogar, albergando muy pocos sueños de oro o gloria. Quizá es por este carácter bonachón y poco ambicioso (algunos dirían que conformista) que fueron esclavizados con facilidad en el pasado.


Los Personajes jugadores medianos siguen todas las reglas del Manual del Jugador (PHB) salvo por las restricciones que aparecen en las Reglas caseras.

Adicionalmente, los medianos tienen una cualidad adicional.

Apariencia inofensiva: muchos siglos de esclavitud y sumisión a las otras razas les han enseñado a evitar la atención, y por tanto, el castigo. En cualquier enfrentamiento, si adoptas una postura inofensiva, sumisa, suplicante o llorosa, o simplemente te quedas quieto hecho un ovillo en cualquier esquina, los adversarios tenderán a considerarte la menor de sus amenazas y centrarán su atención en otros personajes ignorándote por completo. Para lograr esto, haz una tirada de Salvación de Carisma contra el valor de prueba de conjuros del adversario (si es un invocador de conjuros) o bien contra 8 + su pericia + su modificador de inteligencia o sabiduría, lo que sea mayor.

×
×

Back to top